jueves, 24 de abril de 2014


Ayer fue un día duro de trabajo, pero al final verá sus frutos. Como cada año por estas fechas estuvimos sembrando las patatas, casi a la antigua usanza. Es reconfortante sentir el aroma de la tierra, su calor y su vida. Lástima que todo esto se vaya perdiendo de forma casi inexorable.

No hay comentarios: