miércoles, 30 de abril de 2014


Uno de mis grandes placeres es descalzarme y cruzar uno de nuestros arroyos mientras hago cualquier ruta. Sentir el agua fresca en mis pies es una sensación incomparable y digna de experimentar. Una vez hecho esto, las piernas adquieren vida propia.

No hay comentarios: